Blog

Caniggia: “Messi es un crack, pero hay que ayudarlo como a Maradona”

Caniggia: “Messi es un crack, pero hay que ayudarlo como a Maradona”

Argentinos por el mundo.Lleva media vida en el exterior. Jugó en Italia, Portugal, Escocia y Qatar. Instalado en Marbella sigue pendiente de la Selección y defiende a los delanteros: “Son los mejores”. Y critica a la AFA.

“Querés una foto mía bailando danza clásica o mejor haciendo yoga?”.

Es un Caniggia auténtico el que llega vía WhatsApp desde Marbella. Cálido, buena gente, con ese humor tan sorpresivo como lo era su gambeta en velocidad. Se le pide que mande una foto y contesta a lo Cani. La voz llega limpia, la foto no aparece. Caniggia se disculpa más tarde: “Es que nunca me hago fotos, te juro”.

Claudio Paul se fue al Verona de Italia en 1988 con 21 años y apenas 61 partidos en la Primera de River. Hoy tiene 49 y más de media vida como argentino por el mundo. El título de esta nueva sección le calza perfecto. Salvo un paso por Boca (entre 1995 y 1998) siempre vivió afuera tras dejar Núñez. Del Verona pasó al Atalanta (donde sigue siendo ídolo de los tifosi), luego a la Roma, de allí al Benfica de Portugal, después de Boca volvió al Atalanta y luego jugó en Escocia, en Dundee United y Glasgow Rangers, más tarde pasó por el Qatar SC, en 2003, y allí se retiró. De aquella escala exótica cuenta: “La gente piensa que uno va a Arabia sólo a ganar guita, pero no es así. Obviamente no hubiera ido a los 25, fui con 37, pero más allá del dinero me venía bien la propuesta. Y fue una buena experiencia, rara. Son muy religiosos, rezan cinco veces al día, por ejemplo antes de los partidos, en una alfombra roja. A mí no me molestaba. No podés besarte en un lugar público, igual yo no tenía a nadie a quien besar, porque mi familia se quedó en Glasgow…” Otro toque a lo Cani. En Qatar coincidió con Gabriel Batistuta y se hizo amigo de Pep Guardiola, golf mediante. En agosto de 2012, con 45 años, jugó dos partidos (hizo un gol) para Wembley FC de la novena división de Inglaterra en la FA Cup como parte del reality show Dream On. “No era para jugar un torneo entero”, recuerda. “Apenas 20 o 25 minutos”. En total fueron 308 partidos en el exterior y 95 goles. Ahora descansa en el sur de España.

-¿Qué hacés en Marbella?

-No hago mucho, en realidad. No tengo un trabajo fijo. Hice mis inversiones y estoy relajado. No me dedico a nada, pero me manejo especialmente aquí en España. Estoy bien relacionado, pero no hago nada que tenga que ver con el fútbol. ¿Qué hacen los ex futbolistas? Son comentaristas, técnicos, representantes o mánagers… Lo tenés que sentir. Yo estoy bien así. Igual, aunque esté alejado, mi vida sigue siendo el fútbol.

Y el fútbol empuja. Cuenta que sigue las ligas inglesa, italiana y española, que de Argentina ve poco por la diferencia horaria. Destaca a Guardiola, Mourinho, Simeone, Zidane, Ancelotti, se muestra actualizado, hasta que llega el tema Selección. Y ahí Claudio Paul Caniggia mete el freno, los defensores pasarían de largo. Tiene 50 partidos y 17 goles con esa camiseta. Y ganas de hablar.

“No está pasando por un buen momento de juego, pero no es lindo que los ex jugadores critiquemos. Yo lo viví desde adentro, te da fastidio. Son críticas que duelen, porque es fácil opinar desde afuera. Antes del Mundial 90, por ejemplo, Bilardo tenía un quilombo bárbaro y en 45 minutos cambió todo”, dice.

-¿Qué te parece que pasa ahora?

-Que no hay proyecto, la AFA es un desastre. Mirá Alemania: desde que asumió Löw en 2006, ¿cuántos técnicos tuvimos nosotros? ¿Seis, siete? Los alemanes lo dejaron trabajar, hay un proyecto detrás, los clubes y la federación lo ayudan… Y en algún momento llegan los resultados. Como lo hacemos nosotros es muy complicado. Tenemos los mejores jugadores, lo importante es encontrar una idea de juego. Nos cuesta adentro de la cancha. No sé cuál es el problema, uno se pregunta cómo puede ser que estos jugadores que la rompen en Europa no rinden igual en la Selección. Hay que ayudarlos.

-¿Y Messi?

-Messi es un crack, pero hay que ayudarlo. Tampoco se trata de un jugador solo. Maradona no hacía todo solo. No era el único, era el genio. Podía hacer lo que no podía hacer nadie en el planeta. Messi lo mismo. Pero Diego no jugaba solo, ni siquiera en el ‘86. Estaban Enrique, Burruchaga, Batista, Olarticoechea la rompía… No se lo puede culpar a Messi, necesita ayuda. Tampoco al Pipa (Higuaín), que no encuentra los espacios ni tiene las mismas oportunidades que en Italia. Lo mismo Agüero. Di María, con la velocidad y la pegada que tiene puede hacer un quilombo en cualquier momento. No voy a criticar a nadie, pero nos cuesta. No es culpa de los delanteros, están entre los mejores del mundo. Es al pedo pensar en traer a otros. Yo los pongo a ellos, son los mejores. Quizás hay uno o dos que pueden sumarse, pero nada más. Creo que se nos puede complicar, pero estos jugadores nos van a dar la clasificación al Mundial, estoy seguro.

Fuente: Clarin

Comments are closed.